Qué son los valores personales: descubre así los tuyos

Qué son los valores personales

Que los valores personales son una pieza importante de nuestras vidas contrasta con que parezcan algo abstracto y difícil de poner en práctica. ¿Cómo puede ser?

En Zinquo, queremos cambiar el mundo y sabemos que la mejor manera de conseguirlo es que todos vivamos siendo coherentes con nuestros valores personales.

Por esta razón, en este artículo compartimos qué son los valores fundamentales y cómo puedes descubrir los tuyos para que vivas una vida más plena y satisfactoria.

¿Qué son los valores personales?

Los valores esto, los valores aquello… Desde luego, están en boca de todos. Sin embargo, la cosa se complica a la hora de definirlos. ¿Qué son exactamente?

Pongamos un ejemplo.

Imagina que estás en tu ordenador. En tu escritorio, tienes una carpeta llamada “familia” en la que vas guardando archivos. Podrían ser algunos de estos:

  • La familia es lo más importante de esta vida
  • La familia son las personas que realmente me aporta
  • La familia es la gente que de verdad está ahí

Todos estos archivos son creencias y vienen de diferentes lugares. Por ejemplo, de tu entorno, de la familia en la que has crecido o de tus experiencias vitales.

No hay unas creencias mejoras y otras peores. Pregunta a otras personas qué es la familia. Estamos seguros de que sus respuestas serán diferentes a las tuyas.

Eso no es todo.

A medida que cambias, tus creencias también lo hacen. La visión que tenías de la familia quizá no se corresponde con la que tienes con el paso de los años.

Tus valores personales están formados por estas creencias. Por lo tanto, si tus creencias son dinámicas, tus valores también lo son. ¿Te habías parado a pensarlo?

Entonces, ¿qué son los valores personales?

Los valores son aquellas cosas que son importantes para ti en este momento. Como todo en la vida, esta prioridad o escala de valores está en constante movimiento.

¿Buscas una definición más académica? Por suerte, la tenemos de la mano de Simon L. Dolan. Esto es lo que nos dice en Más Coaching por Valores, su best seller.

Los valores son palabras cargadas de significado. Cuando se clasifican y traducen en conductas concretas, en consonancia con nuestros objetivos y compartidos con las personas que nos importan, se convierten en potentes herramientas que nos guían hacia el éxito en la vida de los negocios y el negocio de la vida

Simon L. Dolan

Para qué sirven los valores personales

Acabamos de ver hasta qué punto los valores personales están ligados a nuestra vida. Ahora bien, ¿para qué sirven en el día a día? ¿De verdad nos ayudan?

A continuación, hemos recopilado los principales beneficios que disfrutan las personas cuya vida está alineada con sus valores. ¿Crees que eres una de ellas?

1. Ponen rumbo a tu vida

Muchas personas van por la vida en piloto automático. Con el paso de los años, se dan cuenta que han acabado en un lugar que no les hace sentir bien.

Cuando sabes qué es lo que te mueve de verdad, es difícil que te apartes de tu camino: sabes mejor que nadie que tus valores actúan como brújula.

Todavía recordamos con cariño el caso de una clienta que cambió por completo su vida. Gracias a sus valores, hizo un descubrimiento muy profundo.

2. Facilitan tomar decisiones

Todos tenemos miedo de meter la pata a la hora de tomar una decisión importante. Sin embargo, las personas que conocen sus valores lo tienen claro.

Saben al dedillo qué va con ellas y qué no. De esta manera, separan el trigo de la paja sin dar vueltas innecesarias. Así, toman más y mejores decisiones.

Descubrir tus valores te proporcionará un criterio con el que tomar decisiones. Para que funcione, antes deberás tener tu escala de valores revisada.

3. Ayudan a conseguir objetivos

¿Quién no tiene metas en la vida? El problema de los objetivos es que no se consiguen con solo desearlos, siempre surgen dificultades en el camino.

Lo importante es qué haces con esos frenos. Cuando conoces tus valores personales, sabes exactamente qué tienes que hacer para que nada de eso te detenga.

Tus valores te darán pistas de cuáles son los ingredientes que tienen que estar presentes en esa meta. Desde ahí, avanzarás sin tantas dificultades.

4. Permiten vivir una vida más plena

Las personas cuya vida está de acuerdo con lo que consideran más importante, experimentan un estado de bienestar. Simple y llanamente, tienen una vida más plena.

No se trata de magia, es el resultado de identificar, jerarquizar y alinear tus valores personales. Eso es justo lo que te ayudaremos a hacer en este artículo.

5. Aumentan tu satisfacción laboral

Cuando hay sintonía entre tus valores y los de la organización, las personas se sienten más a gusto. Esta coherencia te permite mantenerte conectado a tu empresa.

Las marcas que quieren conseguir una ventaja competitiva buscan a colaboradores que vayan más allá de sus responsabilidades. Ahí entra la coherencia de valores.

Si tienes una experiencia positiva en el trabajo, mejorará tu productividad y sufrirás menos estrés que aquellas personas que están insatisfechas laboralmente.

Consecuencias de no vivir tus valores

Simon L. Dolan empezó a investigar sobre el estrés y los valores en 1976. Coincidió con su doctorado en Psicología del Trabajo en la Clínica Mayo de Minnesota.

Descubrió que cerca del 90% de los pacientes que habían sobrevivido a un infarto sin antecedentes atribuían su situación al trabajo, en concreto, a su nivel de estrés.

Esta fue su conclusión:

El estrés es el resultado de la incongruencia en tu sistema de valores

Simon L. Dolan

Dicho de una manera más sencilla, significa que padecerás estrés si llevas una vida en la que los valores que tú consideras importantes no están presentes.

Cuando padeces una incoherencia de valores, la probabilidad de presentar problemas de salud aumenta , sobre todo si se mantiene así en el tiempo.

No solo te afecta a ti, sino también a tu entorno. Si no tienes este equilibrio, puedes sentir agresividad y pagarlo con las personas a las que quieres.

Desde entonces, consciente de que tenía que haber un cambio de paradigma en la sociedad, Simon ha dedicado su vida a investigar en el campo de los valores.

Por eso es tan importante que sepas si estás en congruencia con tus valores. Gracias a los pasos que vamos a compartir contigo, sabrás en qué punto estás tú.

Juego El valor de los valores

Ahora sí que sí, vamos a ponernos manos a la obra para que conozcas tus valores personales. ¿Cómo lo haremos? Con el Juego de El valor de valores.

Es la herramienta principal del Método Zinquo. Fue creada por Simon L. Dolan y Avishai Landau después de más de 35 años de investigaciones científicas.

En él, aplicaron las conclusiones y descubrimientos que presentaron en los libros Dirección por Valores y Coaching por Valores, ambos escritos por Simon.

Formado por 55 cartas disponibles en 5 idiomas, el Juego de El valor de los valores hace fácil y divertido identificar, ordenar y poner en acción tus valores.

¿Qué descubrirás sobre ti?

El juego es ideal para niños, padres, abuelos, educadores, terapeutas, organizaciones o cualquiera que aprecie la importancia de los valores en esta vida.

Por cierto, está disponible tanto en versión física como online. En las fotos que acompañan a este artículo podrás ver la primera edición en acción.

El juego de El valor de los valores

Cómo descubrir tus valores personales

Esto es importante. Fíjate, hemos escrito la palabra “descubrir” y no otra. Lo hemos hecho porque esos valores ya los tienes, pero quizá no sabes ponerles nombre.

Desde Zinquo, te proponemos trabajar siempre tus 5 valores personales. Ni más ni menos. Eso te ayuda a poner foco, así te concentras sólo en lo más importante.

Simon L. Dolan, el creador del Modelo Triaxial 3E de los valores, utiliza una metáfora muy clarificadora. Piensa por un momento en tus valores como en un buffet libre.

En un buffet puedes comerte todo lo que te apetezca. Eso sí, al final acabarías reventando. Lo que debes hacer es seleccionar lo que más te apetece comer.

¿Sabes qué? Pasa lo mismo con tus valores.

Es importante seleccionarlos en base a qué es importante para ti en este momento. Así pues, identificas aquellos 5 valores que mejor representan esta etapa de la vida.

Nosotros te recomendamos hacerlo con la herramienta El Valor de los Valores. Con sus cartas podrás descubrir tus valores personales de una forma fácil y divertida.

¡Sin complicaciones!

Sobre todo, no uses una lista de valores. Su inconveniente es que te conectan con tu parte más racional, dejando a un lado lo emocional y cayendo así en la parte lógica.

¿Te atreves a descubrir tus valores personales?

Si no puedes aguantarte las ganas, descúbrelos con la herramienta online de El Valor de los Valores. ¡Te creará un informe con toda la información de tu sistema de valores!

En el caso de que prefieras hacerlo con la versión física, David Alonso, CEO de Zinquo, te enseña cómo hacerlo. Pulsa en el vídeo para seguir los pasos.

Cómo crear tu escala de valores

Cuando tengas delante de ti lo que más te importa, el siguiente paso es definir tu escala de valores. Esta parte es fácil con El Valor de los Valores.

Pero… ¿Qué es esta escala?

Si los valores son las cosas que más te importan, una escala de valores es una priorización de cuáles de esos valores son los más relevantes ahora.

De todos los valores que has escogido, piensa en cuál es más importante para ti. ¿Cuál es ése al que no renunciarías? Pues ése es el más importante.

A continuación, haz lo mismo con el resto. Asígnales un número del 1 al 5 para crear en pocos segundos tu escala de valores. Y… ¡Listo! Ahí la tienes.

Ya tienes tu escala de valores. Puedes seguir con los pasos siguientes, eso sí, te invitamos a que veas descubras cuál es tu modelo valores. ¿Qué es eso?

Si te fijas, cada carta o valor de El valor de los valores tiene una marca de estos tres colores: verde, azul o rojo. ¡Cada uno se corresponde con un tipo de valor!

¿Quieres descubrir qué dice esto sobre ti? Te animamos a que conozcas el Modelo Triaxial de las 3E’s. Así sacarás lecturas interesantes sobre tu vida.

Descubre tus valores jugando online a El Valor de los Valores

Hazlo de una manera experiencial y divertida y descarga tu informe con todos los detalles de tu sistema de valores.

Oferta especial congreso: 29,90€ 19,90€

¡Quiero descubrir mis valores!

Cómo medir cómo están tus valores

A pesar de que hayas llegado más lejos que el resto de las personas, todavía te falta lo más importante. Porque los valores sin acción se los lleva el viento.

Puede que pienses que para ti la familia es lo más importante en esta vida y que, a hora la de verdad, no lo parezca. Y tú, ¿vas a predicar con el ejemplo?

Hazlo así.

Antes de nada, evalúa el grado de satisfacción de tus valores en una escala de 1 al 10. El 10 representa el grado máximo de satisfacción; el 1, el mínimo.

No le des demasiadas vueltas, simplemente piensa en cómo estás con cada uno de tus valores y ponle un número de acuerdo con la escala anterior.

Después, repite la operación escribiendo el grado de satisfacción que te gustaría tener con cada valor. Es un objetivo, ten en cuenta que debe ser realista.

¿Lo tienes?

A continuación, revisa cuál de los cinco valores tiene más diferencia entre su grado de satisfacción actual y el grado de satisfacción que deseas.

A ese lo consideraremos un valor desalineado. Estará más desalineado como mayor sea la diferencia entre los dos grados de satisfacción anteriores.

Las cartas de El valor de los valores

Alineando tus valores personales

Con este valor de la mano, el próximo paso es construir una lista de acciones que puedas alinear ese valor y conseguir el grado de satisfacción deseada.

¿Qué se te ocurre?

De todas las opciones, escoge las que quieras llevar a la práctica y ponles una fecha o un plazo máximo para hacerlas. Así no te dormirás en los laureles.

Los valores son palabras vacías si no los llevamos a la acción

Simon L. Dolan

Pregúntate, ¿cómo sabré que esta acción ha dado resultado? De la misma manera, analiza cuál es tu nivel de compromiso con tu plan de acción.

Es muy importante que cuides la especificidad. Es decir, cada acción debe responder a las preguntas siguientes. Sólo así sabrás si es una acción completa.

  • ¿Qué vas a hacer?
  • ¿Cómo lo vas a hacer?
  • ¿Cuándo lo vas a hacer?

Por ejemplo, “comunicarme mejor con mi pareja” no es una acción especifica. Sí lo sería: “llamar a mi pareja este viernes por la noche para contarle cómo estoy”.

Recuerda, como dice Simon L. Dolan, que “los valores son solo palabras si no se llevan a la acción”. Esta parte es súper importante que la pongas en práctica.

Cada cuánto debes revisar tus valores

Si has seguido todos los pasos, es probable que te preguntes… Entonces, ¿cada cuánto tengo que revisar mis valores para hacerlo bien?

Te recomendamos que los tengas en un lugar visible en tu día a día. Por ejemplo, en una pizarra. Así, cuando algo no vaya bien, solo tienes que revisarlos.

Entonces, ¿cada cuánto?

Bueno, no tiene por qué haber una frecuencia exacta, sino que la adaptas a tus necesidades. Eso sí, por lo menos revísalos cada 3 meses, trimestralmente.

Una manera muy fácil de hacerlo es analizando el grado de satisfacción actual de cada valor fundamental. Es una forma rápida de ver qué está pasando.

¡Pero eso no es todo!

A parte de revisar tu grado de satisfacción, vuelve a identificar tus valores. Como recordarás, están en constante movimiento, de la misma manera que tus creencias.

A medida que pasa el tiempo y vives nuevas experiencias, cambia lo que es importante para ti. Lógico, ¿verdad? Por esta razón, tu escala irá evolucionando.

Que tus valores hayan cambiado no significa que te hayan dejado de importar los anteriores. Simple y llanamente, tu foco está en otro lugar. Es ley de vida.

Método para integrar tus valores personales

La mejor manera de poner un broche de oro a todo este trabajo es con un método que le encanta a todo el mundo. Estamos hablando del collage de los valores.

Se trata de crear un mural con recortes de revistas e imágenes que evoquen de una forma u otra los 5 valores personales que has escogido. Fácil, ¿verdad?

Es una forma de mantenerlos vivos y presentes. De esta manera, cuando sientas que has perdido el rumbo, tu collage de valores hará de brújula de los valores.

Este ejercicio es para hacerlo con calma y disfrutar con el proceso. Dedícate un tiempo de calidad y, después, piensa dónde ponerlo para que te acompañe.

Dónde aprender más sobre valores

¿Quieres ponerte manos a la obra con tus valores personales? Para seguir de una forma más fácil todos estos pasos, te recomendamos nuestro eBook gratuito.

Se titula Los 6 pasos para alinear valores en tus sesiones de coaching. Está pensado para profesionales, pero puedes seguir de la misma manera los pasos.

En el caso de que quieras hacerlo con nuestro acompañamiento, te recomendamos el programa formativo Conecta con tus valores. ¡Incluye la herramienta!

Si te dedicas a ayudar a otras personas, puedes certificarte en el uso de la metodología y la herramienta con la Certificación Internacional en CoachingxValores.

No te olvides de que puedes conseguir un informe completo de tus valores con nuestra herramienta online. Es una manera estupenda de dar tu primer paso.

¿Cuál es tu siguiente paso?

Más información

Deja una respuesta